30.11.09

no recomiendo:

Para nada leer cosas como esta: http://noexisteelchapulin.blogspot.com/2009/06/si-los-30-ninguno-esta-en-pareja-nos.html , cuando uno perdió,  por decirlo de alguna manera, a un amigo. 
La envidio. Putos todos.

gaga & pito productions presents:

En negrita, Pito. En normal, Gaga.


Según cuenta la leyenda, Julian llegó al estudio de la Columbia en la Calle 30, un edificio de techos altos que había sido usado por los inmigrantes rusos como iglesia, el 5 de febrero de 1959 con unas partituras que había escrito durante la noche y las repartió a los músicos. Eran cinco composiciones totalmente originales. Nada de standards ni ensayos: improvisación.
Luego de preparar los instrumentos y colocarse en sus lugares, empezaron a tocar. Se dejaron llevar por la música y la intensidad del momento hasta tal punto que la ropa estorbaba. Sin decir nada, como si fuera un acuerdo tácito, comenzaron a desnudarse.
Como escribe Jhonston en la contraportada del LP, ninguno de los músicos había ensayado ni siquiera leído las partituras antes de grabar. Tal fue el grado de locura que rondaba la habitacion que ni cuenta dieron de la cantidad de gente que había concurrido a la grabación. Así fué como se incendiaron sus trajes, sus zapatos y quedaban descubiertos frente a un gran vidrio, micrófonos, y mas atrás un teatro completo. Las que eran madres, tapaban los ojos a sus hijos mientras se los llevaban ofendidas, los jóvenes se burlaban, las que eran solteras se sonreian, y los que se dejaban elevar con la música ya estaban perdídos.
Finalmente, luego de un llamado por parte de alguna madre escandalizada, llegó la policía para detener la grabación. Se llevaron una gran sorpresa cuando vieron a decenas de personas desnudas cantando y bailando al compás de la música. ¿Cómo había pasado? ¿A quién debían arrestar? ¿Era correcto detener a personas que bailaban? Pasaron varios minutos hasta que decidieran hacer algo al respecto.
El personal policial, solo necesitó esos minutos para caer en esa deliciosa trampa. Extasiados, se quemaron tambien sus trajes, sus zapatos, y se unieron a la fiesta, moviendose al compás de un ritmo furioso, alegre y rudo.
Horas, y dias, semanas pasaban, y cada vez mas gente se unía a la fiesta. Primero ocuparon a reventar el teatro, que ya en sí era enorme. Despues fueron agrandando el sistema de sonido y se fueron inundando las calles. Mes mas tarde, cada casa tenia la radio prendida. Toda la ciudad bailaba alegre.
La pregunta mas fácil era, cómo hacen para bailar, sin alimentarse, sin dormir, cómo viven. La respuesta era sencilla, la música los alimentaba.

Las ciudades más importantes del mundo observaban este gran fenómeno. Por supuesto no faltaron los que sostenían que la música provenía del mismísimo infierno ni los que creían que era una enfermedad. La ONU y otras organizaciones no gubernamentales buscaban explicaciones y soluciones, los medios de comunicación recomendaban el encierro y los gobiernos declararon el estado de sitio.
Mientras tanto, en la ciudad donde había surgido la "enfermedad", todo seguía igual. Estaban felices de poder expresarse libremente y de poder transmitir esa alegría al mundo, aunque sólo fuera por radio. Por eso, entre risas y bailes, decidieron mandar a un grupo para poder llevar música y alegría al resto del mundo.


No tiene final porque para variar: Pito colgó. Así que dejamos el final a su imaginación.

24.11.09

festejemos

Festejemos todos que la mentira se mantuvo en pie un año más. Festejemos con alegría la hipocresía. Vayamos a bailar por ella y ya que estamos, hagamos una fiesta en su honor. 
Caguémonos en que nos mintió a todos, que nos usó y nos forreó como la mentira sola podía hacerlo.  
Obviemos que nos dividió y que nos alejó entre nosotros.
Pero la mentira no puede controlarse, por eso la aplaudimos y festejamos si muestra una leve mejoría. La acompañamos sin importar lo malo que dejó atrás.
Felicito a las personas que hacen posible que la mentira crezca cada día haciéndole creer que lo que hace e hizo  no importa.

17.11.09

momento femenino

Viajando en el 24, sentada con Guille. Él hablaba y yo lagrimeaba.
Yo: pará, ¿se me corrió el maquillaje?
Guille: eh... no. 



Lo que más me hacía sufrir era no saber por qué me había dejado de hablar y saludar. No entendía que había pasado, si yo había hecho algo, si él tenía un mambo en la cabeza o era por otra cosa. Me desesperaba no saber hasta el punto de verlo y querer ir y zarandearlo hasta que me dijera lo que le pasaba o pensar en él y llorar.
Ahora que sé que fue lo que pasó o por lo menos tengo una idea bastante aproximada (después de que me lo haya explicado otra persona y haya llorado, obviamente) estoy más tranquila. Me hubiera gustado que él mismo me lo dijera o hasta me puteara y no que me lo haya explicado un tercero, cercano pero tercero al fin. 
Lo que más me duele es verlo mal, no poder acercarme y saber que es lo que le pasa por otra persona. No poder ir y decirle: hey, acá estoy para lo que necesites. No saber cómo está, estando a un par de metros es horrible. O preguntarle: "¿estás bien?" y que te diga "sisi, gracias ya pasó todo" y que no te hable más, son cosas que me hacen mierda.  
Pero bueno, si necesita un poco de distancia, se la voy a dar. Si no quiere volver a hablar, lo voy a respetar. Sólo quiero que él esté bien. 

15.11.09

Bueno, la pesadilla no estuvo alejada de la realidad. Terminé puteando igual.
Putos.

14.11.09

Pesadilla

Soñé que Viejas locas tocaba en el Pepsi Music. Pity estaba tan drogado y la banda tan enojada que lo cancelaban. Yami lloraba en la platea y yo puteaba en el campo.
Y a pesar de que me despierto veinte veces por noche, cada vez que me volvía a dormir volvía a soñar lo mismo o era la continuación.
Pero no, hoy en Velez toca Viejas locas ♥ y no va a pasar nada. Ni siquiera va a llover :D